Buckwheat Pancakes

This recipe is like the Coca Cola formula. Many people have asked for it but, for some unknown reason, this is only my first time sharing it. 

I grew up hearing my mother say that breakfast was the most important meal of the day. To prove her point, I was fed an enormous bowl of baby food until the age of six which was substituted for a glass of freshly squeezed orange juice, half a litre of full fat milk with Nesquick and two thick-cut toasts with butter or jam afterwards. Not the healthiest by today's standards, but I never had to bring a mid-morning snack to school. 

That should explain why I can't function without a big meal in the morning. Or maybe it's just because I'm human. One of my current staples are these buckwheat pancakes. Mainly because I cook them in bulk, freeze them in pairs and take them out the night before, so they save me a lot of time in the mornings. All they need are a couple of minutes in the toaster. 

Also, they are incredibly versatile, like a little black dress. Pour over melted chocolate, maple syrup, nut butter and fresh fruit on an indulgent day, or just fruit or compote if you are in a rush. Easily dressed up or down. And, although I don't like labelling food because that tends to put some people off, they are actually vegan, sugar-free and gluten-free. 

Ingredients for one serving (two pancakes): 
1/2 cup buckwheat flour. 
1/2 cup liquid (you can use any milk you want, but water also works). 
1 banana. 
1 tablespoon milled flaxseeds. 
1 tablespoon chia seeds. 
1 tablespoon ground or chopped almonds. 
Cinnamon. 
Coconut oil. 

Method: 
- In a bowl, mash the banana with a fork. Add the rest of the ingredients and mix well. 
- Heat up a bit of coconut oil in a pan. I use of those tiny little ones to fry eggs. 
- Divide the batter in two. Cook on one side until golden. Flip. Do the same with the other side. Then repeat with the remaining batter. 
- Serve with compote, fresh fruit, nut butter maple syrup, melted chocolate or any toppings you fancy. And, if you want to make them extra special, add a tablespoon of cocoa powder and some raspberries to the mix. Beforehand. I should have probably said that earlier. 


Esta receta es como la fórmula de la Coca Cola. Me la han pedido varias veces, pero por una extraña razón no la había compartido hasta ahora. 

De pequeña mi madre siempre me decía que el desayuno era la comida más importante del día, así que hasta los seis años me dio un cuenco enorme de papilla todas las mañanas. Más tarde lo sustituyó por un vaso de zumo de naranja, medio litro de leche entera con Nesquick y dos tostadas de rebanada gruesa con mantequilla o mermelada. Hoy no nos parecería tan sano, pero me mantenía sin hambre hasta la hora de la comida. Es por eso que nunca tuve una de esas bolsitas de tela que decían "mi merienda". 

Supongo que de ahí viene mi incapacidad de funcionar correctamente si no desayuno fuerte. O a lo mejor es simplemente porque soy humana. Una de mis opciones favoritas últimamente son estas tortitas de trigo sarraceno, principalmente porque las preparo en tandas y las congelo. Así las voy sacando cada noche y por la mañana siguiente lo único que tengo que hacer es calentarlas un par de minutos en la tostadora. 

Son muy versátiles, como un vestido negro. Si tienes tiempo y ganas, puedes ponerles chocolate fundido, sirope de arce, mantequilla de almendras y fruta por encima, y, si tienes poco tiempo, también están deliciosas con un poco de compota. Ah, y aunque no me gusta decir estas cosas porque sé que hay quien les coge tirria por eso, son veganas, sin azúcares procesados y sin gluten. 

Ingredientes para una persona (dos tortitas): 
1/2 taza de harina de trigo sarraceno. 
1/2 taza de líquido (puedes usar cualquier tipo de leche, pero con agua también salen bien). 
1 plátano. 
1 cucharada de semillas de lino molidas. 
1 cucharada de semillas de chía. 
1 cucharada de almendras molidas o troceadas. 
Canela. 
Aceite de coco. 

Preparación: 
- Tritura el plátano con un tenedor en un bol. Añade el resto de los ingredientes y mézclalos bien.  
- Calienta un poco de aceite de coco en una sartén. Yo uso una de estas pequeñitas para freír huevos.
- Divide la masa en dos. Cuando un lado ya esté dorado, dale la vuelta a la tortita y cocínala por el otro. Repite el paso con el resto de la masa. 
- Sírvelas con compota, fruta fresca, mantequilla de almendras u otro fruto seco, chocolate o lo que más te apetezca. A veces también le añado una cucharada de cacao y frambuesas a la mezcla. Al pricipio. Sé que debería haberlo dicho antes. 

Buckwheat Pancakes | Paloma Feijoo